viernes, 30 de abril de 2010

Reunión de Comunidades Islámicas de Murcia el domingo 2 de mayo en Torre Pacheco con la presencia de Tatary

La Comunidad Islámica de Torre Pacheco junto con la Coordinación de la Unión de Comunidades Islámicas de Murcia (UCIDMurcia) quieren informar que el próximo domingo día 2 de mayo de 2010 se celebrará un encuentro en los locales de la Casa de la Juventud de Torre Pacheco en Paseo de Villa Esperanza

Este encuentro, organizado en colaboración con la Coordinación de UCIDE para Valencia, Murcia y Baleares, contará con la presencia de D. RIAY TATARY BAKRY, presidente de UCIDE, máxima autoridad islámica y presidente de la Comisión Islámica de España (CIE), organismo interlocutor con la administración del Estado español para el desarrollo de los Acuerdos de Cooperación firmados en el año 1.992.

El encuentro comenzará a las 11:00 horas y finalizará por la tarde sobre las 17:00 horas. Se proporcionará a los asistentes té, dulces, la comida de mediodía y documentación diversa de interés.

Durante el transcurso de esta jornada, al que están invitados representantes de las comunidades islámicas de la Región de Murcia, se abordarán diversos aspectos y cuestiones relacionados con la situación de la comunidad musulmana residente en la Región.

Con el desarrollo de esta jornada de trabajo, UCIDMurcia quiere realizar un llamamiento a todos los responsables de las comunidades islámicas para conseguir una mejor convivencia y entendimiento de todos los musulmanes residentes en la comunidad murciana.

Murcia, 29 de abril de 2010

Mohamed Reda el-Qady

Secretario UCIDMurcia

jueves, 29 de abril de 2010

Comunicado de UCIDMurcia sobre la utilización del hiyab

La Unión de Comunidades Islámicas de Murcia (UCIDMurcia), en su calidad de representante de la Unión de Comunidades Islámicas de España (UCIDE), quiere manifestar su sorpresa por el relevuelo que durante las últimas semanas ha suscitado la decisión de expulsar de las aulas de un instituto de Madrid a una alumna española, Najwa Malha, por el deseo de llevar ésta un velo islamico (hiyab), que responde a una decisión personal.


Desde UCIDMurcia, organización que trabaja por la convivencia, la integración y la promoción de unos valores de tolerancia y moderación dentro del conjunto de la sociedad española que ha acogido a los miles de inmigrantes musulmanes durante los últimos años, consideramos que la decisión de impedir a un ciudadano a ejercer su religión viola las disposiciones de la constitución española y atenta contra la libertad de la persona, afectando negativamente a la convivencia social.


Por ello, queremos manifestar que el velo islámico (hiyab) NO ES UN SÍMBOLO NI RELIGIOSO NI DISCRIMINATORIO, SINO QUE FORMA PARTE DE LA PRÁCTICA RELIGIOSA DE LA MUJER MUSULMANA. LA UTILIZACIÓN DEL HIYAB DEBE DEJARSE A LA LIBRE ELECCIÓN DE LA MUJER, CONSIDERANDO QUE AQUELLA QUE NO LO LLEVA NO ES PEOR MUSULMANA QUE AQUELLA QUE SÍ LO UTILIZA.


Además, la utilización de esta prenda no debe impedir el cumplimiento de las leyes o normas que rigen en la sociedad española y sus instituciones. Debemos respetar y aceptar del mismo modo que queremos que respeten nuestra forma de pensar y la manera que practicamos nuestros ritos y vestimentas, incluido el hiyab. También tenemos que realizar un esfuerzo para cumplir las normas marcadas en los centros educativos en todo momento.


Desde UCIDMurcia, se aconseja a los imanes de las mezquitas y centros islámicos de la Comunidad de Murcia que aborden este asunto durante el sermón (jutba) de la oración del viernes día 30 de abril, con objeto de aclarar las posibles dudas que puedan existir sobre el derecho de la mujer musulmana de utilizar esta prenda.


Murcia, 29 de abril de 2010

Mohamed Reda el-Qady

Secretario UCIDMurcia

'Los musulmanes tenemos derecho a rezar como los demás'

Fuente: elmundo.es 29/04/10
Ana Del Barrio. Madrid.

Es miércoles y la mezquita está desierta. No hay ni un alma en el centro islámico An-nur de Torrejón de Ardoz, una de las 87 mezquitas registradas en Madrid.

En la puerta del local, un letrero alerta de que no se formen corrillos a la entrada para no molestar a los vecinos, especialmente los viernes, día de la oración para los musulmanes. Naser Laroussi dirige el rezo en esta mezquita cuando no está el imam principal. Como cada mañana abre las puertas del local, organiza las clases de árabe y resuelve las dudas de los fieles.

A diferencia de la religión católica, en el islam no hay una estructura piramidal sino que cada mezquita funciona de manera independiente y cualquiera puede ser un imam. Los requisitos para la persona que dirige el rezo son conocer el árabe y haber memorizado el Corán. En contraste con los sacerdotes, los imames se pueden casar y pocos tienen dedicación exclusiva. De hecho, Naser bromea con que trabaja en "la empresa de Zapatero", es decir, se encuentra "en el paro".

"El imam además de rezar, da charlas, orienta a la gente, explica lo que es el islam y ayuda a los niños a memorizar el Corán. Ésa es la labor del imam y la de cualquier musulmán. Llevar el islam a los demás es una responsabilidad de todo musulmán", explica Naser, procedente de Larache, en Marruecos.

Llegó hace ocho años a España y domina el castellano, no como otros imames que han venido desde el extranjero y no hablan ni una palabra del idioma: "Lo primero que tiene que hacer un imam es estudiar el castellano para comunicarse con la gente y conocer la sociedad que tenemos aquí. La realidad de Arabia Saudí o de Marruecos no es la misma que la de España. No puede quedarse aislado del exterior".

La charla transcurre dentro de la mezquita, donde un moderno panel electrónico anuncia los horarios de las cinco oraciones, que varían cada día en función de la posición del Sol. Durante la conversación sale a relucir el caso de Najwa Malha, la joven a la que se prohibió ir con hiyab a un colegio de Pozuelo, aunque ya ha sido readmitida en otro centro. Naser defiende su derecho a llevar el velo islámico porque, a su juicio, lo importante no es la ropa, sino el carácter de la estudiante.

"Yo le pregunto al director del colegio: ¿Qué le parece mejor. Qué tengamos una chica con el hiyab, bien educada y con buen carácter o una chica sin el velo, pero rebelde? Creo que las desventajas de prohibirlo son mayores. Tienen que dejarla estudiar con el hiyab, porque así lo manda el islam cuando la mujer llega a la edad adulta", declara.

Y entramos en uno de los temas más espinosos: la situación de la mujer en el islam. Naser niega que esté discriminada en la religión musulmana, sino todo lo contrario: "En el islam la mujer tiene más derechos que el hombre", asevera convencido ante la sorpresa de los presentes.

"El profeta dice: ‘Quién merece tu mejor tratamiento: tu madre. Quién más: tu madre; quién más: tu madre y quién más: tu padre’. Tres veces la mujer y luego el hombre", comenta. Y prosigue con sus argumentos: "En el islam el hombre tiene la obligación de mantener a la familia. Nosotros respetamos mucho a nuestras mujeres. Si estoy casado y mi mujer está en Marruecos, la respeto esté o no esté. Aquí en Europa veo a mucha gente que está casada y el fin de semana se va a tal sitio. ¿Eso es respetar a la mujer?".

Desde su humilde local en Torrejón, Naser se queja de la escasez de mezquitas y de que construir una se haya convertido en una carrera de obstáculos. Y reclama el derecho de los musulmanes a poder rezar y a practicar sus fiestas religiosas.

miércoles, 28 de abril de 2010

NAJUA; CARTA ABIERTA A QUIEN CORRESPONDA

Desde que hace, aproximadamente, unas dos semanas saliera a la luz pública la decisión del Centro de Educación Camilo Jose Cela de la localidad de Pozuelo, de impedir el acceso a las aulas a la menor Najua Malha, se han visto y vivido opiniones tediosas por lo recurrentes, y sorprendentes en los más de los casos. Desde un cúmulo de corifeos que han repetido hasta la saciedad lo que todos ya sabemos y otros parecen ignorar, hasta el llamamiento a la calle enarbolando lemas y consignas que presumimos inútiles, a juzgar por los resultados. Prepárense aquellos para la barricada porque el asunto parece que va a dar para mucho, con esta admonición no hacemos un llamamiento a la desobediencia, ni a la insumisión de verdad que no es este el estilo, lo decimos en un tono socarrón e irónico, porque vendrán nuevas Najuas, que con su adolescencia idealista, tomaran sin duda el relevo de hincar el vuelo, esperemos que al emular a Icaro, no tengan tan aciago final.

El debate que se ha plantado ha entrado en la fase que marcaron los iniciadores, han conseguido justo aquello que preconizaban, homologar también el debate en España hacia lo que esta ocurriendo en algunos otros países del entorno. Observase que, incluso aquellos que defienden su uso, lo han planteado en un contexto de tibieza, que llama cuando menos la atención del observador, al menos medianamente avisado. Hemos asistido a distintos frentes de debate, con unos argumentos, recurrentes, manidos y de sobra conocidos.

Se ha hablado de igualdad, se han establecido comparaciones con otras confesiones cuyas profesos portan un determinado hábito, etc., etc.; esto con todos los respetos, es decir más de lo mismo. En nuestra opinión lo que subyace es el debate del estado laico, por eso decíamos unas líneas antes, que incluso que aquellos que no se oponían lo veían con tibieza. Vayamos al fondo del asunto.

Hoy el modelo es el laicismo, y hay que pasar del estadio aconfesional al estado laico, pero ¿como?. Esta es la vía, abriendo el debate que propugnan algunos, legislando ya dicen otros, que sin duda nos llevará a la solución mágica que es el laicismo. España en la Constitución se define como un estado aconfesional, esto significa, que es una entidad política que no depende de ninguna confesión como verdad de estado, a diferencia del régimen anterior en el que el gobernante lo era por la gracia de Dios, pues menuda gracia nos hizo. Sin duda fue una solución de compromiso, se quiso dejar a un lado la dependencia de la Iglesia Católica, aunque reconociendo que la católica era la mayoritaria entre los españoles, lo que es indiscutible por cultura y tradición.

Pero este modelo se esta viendo como insuficiente y se quiere dar un paso más abriendo un debate cuya asignatura, si no quedó pendiente en la Constitución, al menos no se vio como decisivo en aquella época, hace mas de treinta años. Lo que valió en aquel momento, hoy ya no vale, lo que fue pacífico, hoy ya no lo es, y para abrir este debate hay que tener una buena causa, y sin duda la causa está servida y al gusto del poder.

El laicismo es el argumento perfecto para intervenir y desintervenir a la carta. Ello nos permite ser políticamente correctos a tenor del momento y sus conveniencias. Cuando este problema se plantea por primera vez en el año 2002, con la niña del escorial, nadie planteó un debate de las dimensiones que el vivido en los últimos días, y lo preocupante del caso es que quien tiene responsabilidades de gobierno sobre el caso no haya dicho nada, con un mutismo que no se nos alcanza comprender. Ni el defensor del menor, ni el Defensor del Pueblo, ni la Fiscalia, Ni el Ministerio de Justicia, en este caso la Direccion general de Relaciones con las Confesiones ha adoptado un posicionamiento del que al menos quepa albergar esperanzas para un futuro en casos como este. Y no digamos nada ya del gobierno regional, que han dicho que no va a sancionar la decisión de los dos colegios públicos. Pero hacia donde vamos. O es que se trata de un aviso a navegantes, a modo de disuasión hacia aquellos que deciden abrazar el Islam y sus señas de identidad como compromiso vital.

Saque cada uno sus consecuencias, por eso hablábamos al principio de carta abierta. Una carta que nos ha escrito desde su corazón la adolescente Najua. Saque cada uno su conclusión ante el silencio del los que debieron hablar, posicionarse y no lo hicieron. Los silencios son, las más de las veces elocuentes. El debate a mi juicio no tiene objeto judicializarlo, ni tampoco la protesta callejera, posiblemente alguien quiere esto, pero no seamos ingenuos no vayamos por la senda de las decisiones simplistas del si o del no.

Los musulmanes tenemos mucho que decir y hacer en nuestra época. El Islam tiene un mensaje intemporal válido para todas las épocas y culturas y civilizaciones. Aportemos a las sociedades esa riqueza de valores del Islam; este es el verdadero debate. Posiblemente estemos ante una transición y como todas requiere el debate, la reflexión, y por supuesto la construcción de una sociedad justa y para todos.

Antonio García Petite

Abogado

Pte. AEPRODMUS.

Debate sobre el "hiyab": Najwa acudirá a los tribunales para defender su libertad religiosa

Fuente: La Opinión (27/4/2010)

Su abogado asegura que la "expulsión" de la joven musulmana no es sólida desde el punto de vista jurídico

La familia de Najwa recurrirá la decisión del Instituto Camilo José Cela de obligarla a abandonar el centro por acudir a clase con velo y está dispuesta a recurrir a los tribunales para defender su derecho a la libertad religiosa, según ha dicho a Efe su abogado, Iván Jiménez-Aybar.

El letrado, profesor de Derecho Eclesiástico en la Universidad Autónoma de Barcelona, ha confirmado que Najwa retomará mañana las clases "donde puede", en el Instituto Gerardo Diego de Pozuelo de Alarcón.

A Nawja le ha sido asignado este centro después de que el que tenía más cercano a su domicilio, el IES San Juan de la Cruz, cambiara apresuradamente la normativa interna para impedir que la chica acudiera a clase con el velo.

Jiménez-Aybar ha manifestado que la decisión de "expulsar" a Najwa del IES Camilo José Cela es desproporcionada, atenta contra su "dignidad" y su derecho a la libertad religiosa, y que, desde el punto de vista jurídico, no es sólida, ya que no se contrapone ningún derecho fundamental que justifique el recorte del derecho a la educación de la menor.

Jiménez-Aybar ha recordado que el Tribunal Constitucional ha reconocido que el derecho a la libertad religiosa incluye el derecho a manifestarla públicamente, siempre que no se altere el "orden público".

Por otra parte, el abogado ha afirmado que el Instituto Camilo José Cela ha empleado su normativa interna con una finalidad distinta para la que está prevista, para cubrir un "vacío legal".

"Existía un vacío legal, se ha creado alarma social; no hay una normativa con carácter general que regule ni el uso ni la prohibición del 'hiyab'", ha declarado.

El abogado ha subrayado que se han aplicado en el caso de Najwa unas normas de régimen interno en un centro escolar que "estaban previstas para otro tipo de situaciones, como el uso de gorras o de capuchas, que dificultan la visibilidad del rostro".

En este sentido, Jiménez-Aybar ha opinado que "no se puede caer en el error de dejar al albur de cada centro escolar" decidir sobre la cuestión, porque "excede de la esfera de las competencias de un consejo escolar regular materias que se relacionen con la libertad de creer o no creer".

Jiménez-Aybar ha afirmado que al no permitir a Najwa asistir con velo a clase los centros escolares han querido "mantener la paz social, no crear alarma social", pero en detrimento del interés de Najwa.

"Cuando de un caso particular de una alumna se hace una causa, todo se magnifica, ya no se piensa en el interés concreto del menor que debe regir la actuación de lo público en cada caso", como marcan las leyes, ha dicho.

Además, el letrado ha subrayado que en el caso de Najwa "no se está contraponiendo ningún derecho fundamental a ese derecho que sí es fundamental de su libertad religiosa, cuya dimensión externa sí que ampara el hecho de llevar una prenda -el velo- que ella considera una parte intrínseca de su propio ser".

El abogado ha destacado también que "en las sentencias del Tribunal Constitucional en esta materia en los últimos años" se ha ido primando "una y otra vez el respeto al derecho de la libertad religiosa" y que "en los asuntos de los Testigos de Jehová, incluso cuando se contraponía el derecho de libertad religiosa con el derecho a la vida".

martes, 27 de abril de 2010

"Antes dejo a mi marido que quitarme el hiyab"

Fuente: publico.es

D. A. - MADRID - 27/04/2010

En la entrada del colegio de Al Fateh Árabe, en Madrid, un gran mapa verde de las 22 naciones de la Liga Árabe cubre una pared del recibidor, por el que pasan a diario sus 90 alumnos. A su lado está el retrato de Muamar Gadafi. El colegio, que depende de la embajada de Libia en Madrid, es uno de los dos centros con más alumnos musulmanes de la capital, junto al de la Mezquita de la M-30, este financiado y dirigido por Arabia Saudí.

A pesar de ser una de las cunas islámicas de la capital, en el colegio libio apenas llevan pañuelo 13 de sus cerca de 50 alumnas. La mayoría alega que no son lo suficientemente mayores para ponérselo. Pocas admiten que sea por falta de religiosidad o porque el pañuelo sea un símbolo de sumisión de la mujer que rechacen.

Los alumnos y profesores de este centro llevan una semana escandalizados por el veto impuesto a la menor Najwa Malha para llevar el hiyab en el IES Camilo José Cela de Pozuelo de Alarcón (Madrid).

Rania, de 14 años y alumna de 3º de ESO, cubre su pelo con un pañuelo desde hace cerca de un año. Recuerda que en su anterior colegio le prohibían practicar gimnasia y natación con él puesto: "Así que me fui", asegura, antes de los ensayos musicales de la semana cultural del colegio.

La mayor de las 13 chicas que llevan hiyab en el colegio es Sara, española de 18 años. Mientras se ajusta su pañuelo negro, da su opinión: "A Naj-wa le tendrían que dejar más libertad y, si lo quiere llevar, que lo lleve. Es una prenda cuyo uso depende de cómo sienta el islam cada una".

La más pequeña, Samrae, de nueve años, se lo puso por primera vez hace tres. "En casa, las mujeres de mi familia lo llevan", explica, encogiéndose de hombros. Otra de las chicas, Nora, argelina de 12 años, cruza corriendo el patio del colegio y se suma al corrillo: "Yo no sé si lo llevaré en el futuro. Me lo puse hace un año, para matar la curiosidad, pero me sentía un poco pequeña".

Entre los alumnos, de 13 nacionalidades distintas, apenas hay católicos. Durante esta semana, dedicada a las culturas árabe y española, llevarán platos gastronómicos típicos de sus países cocinados en sus casas por sus familias. En las paredes de las clases, cuelgan los trajes regionales con los que vestirán los próximos días. Los libros de texto del colegio están en árabe, excepto los de clase de español e inglés. El título que reciben está reconocido por el Ministerio de Educación desde 1980, explica el director, Hassan Salama, que reside en España desde hace 26 años.

Las profesoras rechazan que la sumisión de las mujeres a los hombres sea el motivo principal por el que utilizan el pañuelo, aunque haya "casos puntuales". "Si mi marido me obliga a elegir entre él y el hiyab, antes le dejo que quitármelo, el pañuelo es algo entre Dios y yo", asegura Benbiga, marroquí de 40 años y maestra de Ciencias Naturales.

Otra de las docentes, Nagla, egipcia de 39 años, luce una gruesa melena morena. Se puso su primer hiyab en 1989, pero se lo quitó en 2005, dos años después de llegar a España, por la discriminación y las agresiones que sufrió. "Esta semana me han dado ganas de ponérmelo otra vez por solidaridad con Najwa", reconoce antes de retomar las clases con sus alumnos de Primaria. Sin la cabeza tapada, asegura sentir que le falta "algo".

A diferencia del ayuno durante el mes de Ramadán o la obligatoriedad de practicar cinco rezos diarios, llevar el pañuelo no es uno de los pilares del islam, por lo que su práctica es más flexible.

Musulmanas sin pañuelo

Fuera del centro, gran parte de las mujeres musulmanas adultas que rechazan el uso del hiyab repiten el argumento de no vestirlo "por no estar preparadas todavía para llevarlo". Muchas empiezan a utilizarlo al contraer matrimonio o durante la adolescencia.

El colegio está construido en el área diplomática de Madrid, donde se concentra la mayoría de las embajadas. Entre sus alumnos, hay hijos de diplomáticos, "pero también de obreros", asegura el director del centro.

A su juicio, la polémica de estas últimas semanas sobre el hiyab se debe al desconocimiento del mundo árabe: "El pueblo español nos mira con extrañeza, no con rechazo". De acuerdo con el Corán, "una buena musulmana sólo debería de llevar a la vista el rostro y las manos. Pero si no lo hace, no pasa nada", explica.

Respecto al uso del burka, asegura que no tiene que ver con el islam: "No estamos de acuerdo con su uso porque impide a la mujer realizar una vida normal".

En la acera de enfrente del colegio, hay una escuela privada dirigida por monjas. A las 13.30 horas, un autobús aguarda junto a la puerta, de donde salen dos chicas con uniforme. "Es sólo para niñas, nada de chicos", explica una de las madres que espera a su hija. Desde el centro árabe, el director reflexiona: "El hiyab es una forma de protección de la mujer. Separar a niños y niñas en el colegio, como hacen las monjas, también lo es. Aunque nos llamen radicales, hay una diferencia importante: nosotros no lo imponemos".

lunes, 26 de abril de 2010

Se ampliará el cementerio musulmán de Murcia

Fuente: teleprensa.es 26/04/10

MURCIA.- Urbanismo ha aprobado la modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para la ampliación del cementerio musulmán, situado en Espinardo.

Se trata de una ampliación de 1.813 metros situados al suroeste del cementerio musulmán actual.Esta actuación la realiza de oficio Urbanismo a petición de la Concejalía de Sanidad con el objetivo de cubrir las necesidades sociales existentes.

Con este proyecto se doblará la capacidad del cementerio musulmán actual, que cuenta con alrededor de 110 fosas.

Tras la ampliación, la mezquita que hay en esa zona quedará en el centro del cementerio musulmán.

domingo, 25 de abril de 2010

¿Libertad o sumisión?

Fuente: La Verdad (25/4/2010)


  • El 'hiyab' es cotidiano en zonas como Torre Pacheco, con un 35% de población magrebí; hasta ahora ningún colegio ha prohibido llevarlo.

  • El uso del velo islámico en las aulas de la Región divide a padres y profesores; su prohibición en un colegio de Madrid abre un debate para el que no hay respuestas fáciles
Zapatillas Nike, mochilas de deporte y, en la conversación en el patio del colegio, los temas eternos de la adolescencia: ese chico con el que se han cruzado las miradas, ese ídolo del pop del que tararean su último éxito, esa asignatura que se les ha atragantado y no hay manera. Una de las protagonistas de esta escena tiene el pelo rizado. Las otras dos se cubren con el tradicional velo islámico o 'hiyab'. Aquí, en el instituto público Gerardo Molina de Torre Pacheco pueden hacerlo. En Madrid, la joven Najwa Malha no.

El instituto Camilo José Cela de Pozuelo de Alarcón (Madrid) rechazó su pretensión de acudir con este símbolo religioso porque su reglamento interno establece, en un intento de erradicar la estética de las tribus urbanas, que ningún alumno puede taparse la cabeza, por lo que las gorras, elementos habituales en las pandillas, están prohibidas. También el velo. La controversia ha trascendido los muros del instituto y se presenta ya como un debate nacional. Para algunos, el 'hiyab' es una manifestación libre de la fe islámica, para otros representa la sumisión y humillación de la mujer por una tradición retrógrada y cruel.
En Torre Pacheco, municipio con un 35% de inmigración magrebí, las jóvenes musulmanas acuden a clase con velo, y el reglamento interno de institutos y colegios no prohibe este tipo de vestimentas. El 'hiyab' es habitual en la mayoría de centros de la zona, y las jóvenes que lo visten no sufren ningún tipo de rechazo, ni del personal docente ni de sus compañeros de clase. «Aquí no hay polémica», sentencia José Antonio Sánchez, director del instituto Gerardo Molina. La Consejería de Educación confirma que no se ha registrado hasta el momento ningún conflicto por este tema en la Región.
Pese a que en la calle la realidad es bien distinta, y la interacción entre las diferentes comunidades es apenas inexistente, en las aulas de Torre Pacheco la consigna es la de integrar por encima de todo, sin pararse a pensar en la procedencia o religión de los estudiantes. «En el reglamento de nuestro instituto no figuran este tipo de prohibiciones. Nuestro objetivo es eliminar barreras y hasta que la ley no nos diga lo contrario seguiremos como hasta ahora», aclara Sánchez.
Sin embargo, no todas las voces coinciden en este instituto. El profesor Pedro José Martínez defiende que «el velo islámico debería ser suprimido en espacios públicos porque margina la libertad de las jóvenes. Si ya hemos quitado los crucifijos ahora habría que erradicar el 'hiyab' y fomentar una educación en igualdad». Martínez es partidario de aprobar una ley como la francesa, que en 2005 vetó en las escuelas públicas cruces cristianas, velos islámicos y 'kipás' judías.
Otro maestro que prefiere mantener el anonimato va más allá: «En muchos casos las jóvenes lo llevan por la presión familiar, ya que para la cultura musulmana es un signo de honradez, y a veces se lo ponen hasta las niñas de siete u ocho años. La escuela es laica y el 'hiyab' debería estar prohibido. La población árabe no es homogénea, hay muchos matices y no todo es blanco o negro. Sin embargo, entre ellas es frecuente el rechazo hacia las musulmanas que no lo llevan». Su compañero Manuel Ibáñez discrepa: «Las chicas se lo ponen porque quieren y el asunto se lleva en el colegio con la mayor naturalidad».

«Nadie ha sacado el tema»
En el otro instituto de Torre Pacheco -IES Luis Manzanares- su directora, María José Molina, aclara que «nadie ha sacado el tema en nuestro centro, ni en el claustro ni en el Consejo Escolar. Nos atenemos a nuestras propias ordenanzas y a lo que establece la Consejería de Educación; hasta que la Comunidad Autónoma no diga lo contrario no cambiaremos nuestra forma de actuar».
En esta misma línea, Francisco Martínez, jefe de Estudios del colegio Nuestra Señora del Rosario, insiste en que «el velo islámico nunca ha sido un asunto controvertido. Ninguna asociación de padres ni ningún docente ha planteado la cuestión. Nos limitamos a lo que dice la normativa vigente, como cuando eliminaron los crucifijos de las aulas, aunque a mí no me estorbaban».
El rechazo al Islam, sin embargo, sigue presente en parte de la sociedad. Raquel Sánchez, madre de un alumno del Gerardo Molina, afirma que «los de fuera debería acostumbrarse a nuestras costumbres, y no al revés. Los árabes tienen tradiciones muy cerradas y siempre quieren imponer sus reglas. España es un país católico y son ellos los que tienen la obligación de amoldarse, igual que hago yo si voy a su país. Las familias musulmanas son muy herméticas y obligan a sus hijas a llevar el pañuelo islámico y la mayoría de ellas no se relacionan con el resto de alumnos».
Otro padre, Pedro López, llama a la mesura y opina que «hay que respetar las creencias religiosas de los miembros de la comunidad, de lo contrario esto se convertiría en el salvaje oeste. En lo que respecta al 'hiyab', los centros docentes tienen la última palabra, pero en Torre Pacheco no hemos tenido problemas por este asunto».

«Una muestra de rechazo»

La polémica del velo es vista por la comunidad musulmana de la Región como «una muestra de rechazo más» por parte de algunos sectores de la sociedad. La 'islamofobia', subrayan, está detrás de conflictos como éste y como el que surgió hace apenas tres meses en Beniel, cuando parte de los vecinos presionaron con éxito al Ayuntamiento para que prohibiese la apertura de una mezquita.

Para Mohamed Reda el Qady, secretario de la Unión de Comunidades Islámicas de España (UCIDE) en la Región, el debate sobre el uso del 'hiyab' es «artificial». En las aulas murcianas hay niñas con velo «desde los años 80, y eso no ha supuesto problemas hasta ahora». Rechaza, además, que el pañuelo sea un signo de sumisión de la mujer. «Para las niñas que lo usan es una forma de reclamar su identidad; no hay que verlo de otra manera».
Reda el Qady asegura que «el Islam no obliga a llevar velo, su uso es voluntario. Es más tradición que religión. Son costumbres que se heredan». Además, cree que hay que diferenciar el 'hiyab' de otras prendas que, como el 'burka', sí «anulan la personalidad de la mujer».


También la Federación Islámica de la Región de Murcia (FIRMM) defiende el uso del velo en los centros escolares. «Como españoles nos ampara la Constitución, que garantiza la libertad religiosa», explica Abdelhadi Elkaidi, tesorero de esta organización. Advierte, además, de los riesgos que entrañan los problemas de integración y falta de convivencia. «Tenemos que aprender de lo que ha pasado en Francia o en Alemania. ¿Queremos repetir los errores de los demás, fomentar la marginación y la exclusión social hasta que alguien se ponga a quemar coches?».

La decisión del colegio de Pozuelo y el espaldarazo a esta medida por parte de la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, ha dividido a la comunidad educativa. El debate es complejo, y no hay respuestas fáciles. Francisa López, presidenta de la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos de la Región de Murcia (FAPA), defiende que «hay que diferenciar entre los centros educativos, que deben ser un espacio laico y por tanto no deben mostrar símbolos religiosos», como crucifijos en las paredes, y «el uso individual» de estos símbolos por parte de los alumnos, algo que entraría dentro del derecho de libertad religiosa y de expresión.

Prohibición de crucifijos
No opina lo mismo la Confederación de Federaciones de Asociaciones de Padres de Alumnos (Confapa). Su presidente, José Manuel Abellán, es favorable a la prohibición del velo una vez que «se ha planteado la prohibición de los crucifijos en las aulas». Ambos símbolos «son religiosos y si se prohibe uno debe prohibirse el otro». En cualquier caso, pide al Ministerio de Educación que fije una norma general para evitar que haya diferencias entre centros.
Algunas voces en el propio Gobierno central parecen estar de acuerdo en que ha llegado la hora de afrontar este asunto. El ministro de Justicia, Francisco Caamaño, se mostró esta semana partidario de incluirlo en la futura Ley de Libertad Religiosa. Sin embargo, su compañero de gabinete, el ministro de Educación, Ángel Gabilondo, apunta que «la ley no se va a meter en esto» y se muestra favorable a la presencia del 'hiyab'. Desde los sindicatos, Alicia Poza (Sterm)apuesta por erradicar «cualquier signo externo de una creencia religiosa» porque los colegios deben ser «espacios neutros, laicos».
Por contra, Clemente Hernández (Anpe) cree que cada centro debe tener libertad para decidir «sus normas de convivencia», y el Ministerio debe respaldarlos «de forma clara».

La Consejería insta al Ministerio a que fije una norma
La Consejería de Educación no ha recibido quejas por el uso del 'hiyab' en las aulas murcianas. «Las escuelas han asumido con plena naturalidad la presencia de alumnos de diferentes religiones», explica José María Ramírez, director de Recursos Humanos. La Consejería cree, no obstante, que «sería conveniente que el Ministerio se pronuncie sobre esta cuestión» y fije unos criterios comunes para evitar la polémica. De momento, la decisión está en manos de los consejos escolares de los centros. Si algún colegio de la Región prohibiese el velo, Educación asegura que «habría que respetar la decisión».

EL VELO ISLÁMICO EN EUROPA
Francia
El país abanderado del laicismo europeo prohibió por ley en el año 2005 el uso de símbolos religiosos en los centros educativos públicos
. Esto incluye no sólo el 'hiyab', sino también el crucifijo o cualquier elemento de otra religión. Ahora, Sarkozy quiere prohibir el uso del 'burka' en la calle y espacios públicos.
Alemania
El uso del 'hiyab' está permitido en los colegios e institutos
. El Gobierno y los tribunales alemanes han considerado que prohibir su uso atenta contra la libertad religiosa. Sin embargo, ocho estados federados de este país prohiben el uso del velo islámico a las profesoras, por ser funcionarias de un Estado laico.
Bélgica
No hay normas estatales que prohiban el 'hiyab' en los colegios
. Cada centro regula sus propias normas de convivencia y de vestimenta. Como en el caso de Francia, también Bélgica estudia prohibir el 'burka' en la calle y los espacios públicos, por entender que atenta contra los derechos de la mujer.
Reino Unido
El uso de 'hiyab' no está regulado
ni en el caso de colegios e institutos ni en otros espacios. La polémica también existe en este país, aunque en general el uso de símbolos religiosos es amparado por la Justicia cuando se produce algún conflicto, porque se entiende que la libertad religiosa es un derecho fundamental.
Turquía
El velo islámico está prohibido
en escuelas, universidades y edificios públicos. Pese a ser un país de mayoría musulmana, el Estado es laico. La sociedad turca está profundamente dividida por esta cuestión. El actual gobierno, islamista moderado, intentó eliminar la prohibición, pero los tribunales lo impidieron.

LOS ANTECEDENTES
En 2007, el colegio Joan Puigbert-Annexa de Gerona prohibió a una niña de 8 años vestir el 'hiyab'. La Generalitat obligó a la escuela a dar marcha atrás.
En 2002, Fátima Elidrisi, una joven de 13 años, intentó acudir con el velo al colegio católico Inmaculada Concepción de Madrid. Se lo prohibieron y se cambió a un instituto público.

La comunidad educativa confía en que no se produzcan problemas por el velo islámico

Fuente: El Faro (25/4/2010)

Educación: Aseguran que los programas educativos de integración intercultural han sido bastante buenos en Murcia y señalan que hasta el momento no se ha producido ningún caso

La vida diaria entre distintas culturas puede provocar algunos pequeños roces o conflictos. No obstante, no parece que Murcia sea el lugar donde éstos se estén produciendo en mayor medida. Y es que la que fue la Murcia de las Tres Culturas, parece que ha sabido adaptarse a la interculturalidad del momento.

La controversia la ha levantado un colegio de Pozuelo de Alarcón (Madrid) que ha prohibido hace unas semanas que una niña pudiese asistir a clase por llevar ‘hiyab’, por lo que como acto de solidaridad un grupo de compañeras se atavió con el mismo pañuelo sobre su cabello.

Desde el sindicato educativo ANPE en Murcia señalan que la anterioridad del proceso de adaptación en el sureste español ha provocado que el choque entre culturas haya sido menor. “Y es que el fenómeno de la inmigración lleva conviviendo en Murcia más años que en el resto de España”, asegura Clemente Hernández de dicho sindicato.

Desde UGT, Antonio Francisco Ferrant señala como la principal razón para que no se hayan dado este tipo de casos en Murcia el buen funcionamiento que han tenido los programas educativos de integración intercultural en los colegios. Y es que el trabajo preventivo ha sido un gran puntal, principalmente basado en el triunfo alcanzado desde los centros de enseñanza. Dicha formación específica comenzó en Murcia en 1999, y desde ese momento hasta ahora los programas han ido de menos a más, por lo que no se cree que se puedan para evitar casos como el de Madrid.

Y es que el sentido común de los murcianos ha provocado que la ausencia de conflictos se extendiese, incluso, a los propios comedores. “Al igual que los niños celíacos y los diabéticos tienen su menú, pues los niños árabes tienen el suyo donde se prescinde de la carne de cerdo”.

El director general de Personal de la Consejería de Educación, José María Ramírez, apunta al “carácter murciano y la actitud acogedora” como uno de los principales detonantes para que no se hayan producido este tipo de problemas, y recalca que en Murcia se espera que no se produzcan situaciones de índole parecido.

Interior ordena que se estreche la vigilancia sobre los nuevos grupos islamistas radicales

Fuente: levante-emv.es (25/4/2010)
  • Los servicios de inteligencia investigan si Justicia y Espiritualidad (JyE), un grupo radical marroquí, se ha infiltrado en la Comunitat Valenciana

  • El documento recuerda que la situación geográfica de España la convierte en puerta de entrada de grupos integristas

El Ministerio del Interior ha ordenado a todos los puestos de la Guardia Civil de Castellón que extremen la vigilancia sobre personas y grupos islamistas radicales, ante la posibilidad de que hayan incrementado su actividad en la provincia y en el resto de la Comunitat Valenciana.
La orden de Interior se produce después de que el principal movimiento de corte radical, Justicia y Espiritualidad (JyE), haya lanzado una ofensiva ideológica en toda la costa mediterránea para hacerse con el control de las mezquitas y asociaciones vecinales musulmanas. Ya se sabía que en Valencia, Alicante y Murcia este grupo se había activado notablemente. Lo que se sospecha ahora es que su área de influencia podría haberse extendido también a Castellón.

JyE es un movimiento islamista radical marroquí que no está considerado legalmente como partido político, puesto que no es reconocido por las autoridades del país norteafricano. Este grupo, liderado por el jeque Abdesalam Yassin, nació en 1985, y aunque figura como ilegalizado, está tolerado en la práctica. Los servicios de Inteligencia españoles están sometiendo a un riguroso control, en toda la Comunitat Valenciana, a este movimiento ultrarreligioso. El objetivo de los agentes sería determinar si JyE ha conseguido infiltrarse finalmente en el colectivo inmigrante de Castellón con el fin de radicalizar el Islam.

JyE apuesta por una sociedad bajo la ley islámica o Sharia y la recuperación de Al-Andalus para integrarla en Marruecos y el Sáhara Occidental, que para ellos son una misma identidad cultural. El Ministerio del Interior ha ordenado a los guardias civiles destinados en la Comunitat Valenciana que extremen la vigilancia ante el aumento de la amenaza de atentados terroristas integristas. El nuevo plan de seguridad antiterrorista insta a todas las unidades a que se involucren en la obtención de información y alerta del peligro de posibles acciones suicidas. La orden de servicio, a la que ha tenido acceso Levante de Castellón, advierte a los agentes del peligro del integrismo "sin que ello suponga descuidar la permanente amenaza del terrorismo de ETA".

El documento recuerda que la situación geográfica de España, próxima al Magreb y a Oriente Medio, le convierte en puerta de entrada de grupos islamistas al mundo occidental. Las últimas operaciones policiales en la Comunitat Valenciana han demostrado la presencia creciente de grupos radicales de tendencia salafista procedentes de Argelia. El informe incide en que la inmigración ha "creado importantes bolsas de población que, en algunos casos, pueden dar lugar a situaciones de marginación y pobreza que constituyen un caldo de cultivo idóneo para la propagación del islamismo extremista".

Interior justifica la nueva orden de servicio, que revoca una de 2005, con las siguientes instrucciones: "La pertenencia de España a organizaciones occidentales, su determinación en la lucha contra todo tipo de terrorismo y su participación en misiones como la de Afganistán, hacen que los grupos radicales islámicos nos consideren objetivo de sus acciones terroristas".

El documento insiste en el peligro de los atentados suicidas y en la importancia de las labores de investigación para prevenirlos. Interior ordena a las tres comandancias valencianas que involucren a todas las unidades en la recopilación de "información básica y que se impliquen en la lucha contra el terrorismo durante la prestación de los servicios". El plan subraya que los guardias civiles deben ejercer "un importante esfuerzo en la obtención de información".

sábado, 24 de abril de 2010

Asociación Cultural Islámica “AL-FAJR” de Murcia

Nota de prensa.
Sobre la situación creada en el IES. Camilo José Cela

Asistimos con preocupación a las decisiones del Instituto de Enseñanza Secundaria “Camilo José Cela” de Pozuelo de Alarcón (Madrid) mediante las que expulsan a una alumna musulmana por portar el Hiyab (velo Islámico) basándose en un reglamento de régimen interno.

Lo que se espera de un colegio o instituto es que eduque en la tolerancia y el respeto a los demás, incluidas sus convicciones, ya sean religiosas, sociales, o de cualquier otro orden.

Pero siempre debemos de tener en cuenta nuestro marco jurídico, que dice:

“Art. 16. 1. De Nuestra C.E: Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley.”

También debemos recordar de la Ley 26/92-noviembre-10:

“Art. 6. A los efectos legales, son funciones islámicas de culto, formación y asistencia religiosa, las que lo sean de acuerdo con la Ley y la tradición islámica, emanadas del Corán o de la Sunna y protegidas por la Ley Orgánica de Libertad Religiosa.”

Tambien esta Ley establece:

“Art. 3.1. El ejercicio de los derechos dimanantes de la libertad religiosa y de culto tiene como único limite la protección del derecho de los demás al ejercicio de sus libertades públicas y derechos fundamentales, así como la salvaguardia de la seguridad, de la salud y de la moralidad pública, elementos constitutivos del orden público protegido por la ley en el ámbito de una sociedad democrática.”

Entonces a partir de este marco jurídico, por que se le expulsa a una alumna por usar de manera voluntaria una prenda, que la verdad, no hace daño a nadie, tan solo es un gesto que hace la chica en prueba de su Fé. Un apunte a señalar, si el uso de esta o de otra prenda es utilizada de manera obligatoriamente, no tiene ningun valor de Fé, ya que el Islam es una religión voluntaria, que decide voluntariamente el individuo.

Los tópicos y estereotipos infundados provocan la incomprensión de la vocación religiosa femenina, llegando algunos a arremeter contra las religiosas practicantes que han tomado los hábitos, acentuando más su oposición contra las más visibles en el seno de la sociedad civil: las musulmanas, quienes, como las católicas, cubren sus cabellos, en este caso con un pañuelo o hiyab, no siendo ciertos los estereotipos vertidos sobre la comunidad musulmana española e internacional sobre supuestas imposiciones despóticas y machistas, sino simplemente el signo visible de una vocación, en este caso temprana pero respetable como las demás.

En que se diferencia una mujer musulmana que decide cubrise la cabeza con el Hiyab, a una católica que decide tambien cubrirse la cabeza en señal de devoción y de Fé?. Ninguna diferencia, tan solo es la misma decisión personal de cada mujer, pero el fin es el mismo.

Debemos de dejar de pensar que eso del cubrirse la cabeza es de los árabes para sumisión a sus mujeres, decir que existe ya en este país una generación de españoles musulmanes, nacidos aquí, que han decidido ser musulmanes voluntariamente y que desean seguir fomando parte de esta sociedad española, como cualquier persona de este país.

Por ello debemos trabajar en pos de una convivencia pacífica y productiva; dejar de poner barreras, ya que esto, puede alimentar posturas de intolerancia y xenófobas.

Respetemos las convicciones religiosas personales y la libertad individual, trabajamos por una convivencia multicultural y multireligiosa que desde siglos en este país a existido y debemos de sentirnos orgullosos.

Murcia: 24 de abril de 2010.

Asociación Cultural Islámica “AL-FAJR” de Murcia

viernes, 23 de abril de 2010

Musulmanes de España llevarán al TC la batalla de Nawja para poder vestir el velo en su Instituto

Fuente: WebIslam (23/4/2010)

La Federación Musulmana de España considera que éste es un «claro caso de islamofobia» y denunciará ante el Constitucional

El secretario de la Federación Musulmana de España, Yusuf Fernández, anunció hoy que denunciarán ante el Tribunal Constitucional la decisión del Instituto Camilo José Cela de Pozuelo de Alarcón (Madrid) de apartar a la joven musulmana del centro escolar por vestir el hiyab en clase ya que supone un "claro caso de 'islamofobia'".

Fernández ha sostenido que este caso "puede ser ganado ante los tribunales" porque el rechazo de la niña por parte del Consejo Escolar del instituto supone una "aberración" que "viola y pisotea" los derechos que recoge la Constitución. "Es una norma que discrimina y que carece de cualquier validez legal", argumentó.

"No cabe ningún tipo de negociación porque estamos hablando de un derecho básico. Esto es una batalla por la libertad de los musulmanes y de los españoles en general. No podemos vivir en un Estado que viola los Derechos Humanos de forma gratuita. Vamos a emprender esta batalla hasta el final en el Tribunal Constitucional", sostuvo.

En este sentido, confió en que la joven Nawja ganará el caso y conseguirá que "triunfe la libertad" de que cualquier ciudadano pueda ser libre de profesar su religión y "vestir como considere oportuno".

"No se puede permitir que el centro niegue una manifestación de libertad religiosa, ni a lo católicos ni a nadie", reprochó. Además, explicó que en el panorama actual del país "multicultural" en que el que se han producido los hechos no se pueden encontrar respuestas como la de la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, diciendo que no le gusta ningún tipo de velo. "No se trata de lo que le gusta a una persona u otra. Si no le gusta que se ejerzan los derechos es su problema", subrayó.

Por otro lado, sobre la opinión de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, de dejar la decisión de la expulsión de la joven en manos del Consejo Escolar del centro educativo, Fernández aseveró que "es una decisión equivocada" ya que la Constitución "ampara" a Nawja.

Por último, comentó que está gestionando la denuncia con sus servicios jurídicos y que intentará que "todas las organizaciones musulmanas de España" se unan a estas acciones judiciales.

Comunicado de la Comisión Islámica de España

Sobre la situación creada por la dirección del IES. Camilo José Cela

Asistimos con tristeza y preocupación a las decisiones del Instituto de Enseñanza Secundaria “Camilo José Cela” de Pozuelo de Alarcón (Madrid) mediante las que expulsan a una alumna musulmana por portar tocado religioso basándose en un reglamento de régimen interno, disconforme al ordenamiento jurídico vigente, el cual rehúsan reformar. Lo que se espera de un colegio o instituto es que eduque en la tolerancia y el respeto a los demás, incluidas sus convicciones, ya sean religiosas, políticas, sindicales, filosóficas, sociales, o de cualquier otro orden, lo que lo hace aún más preocupante.

A este respecto, siempre debemos tener presente nuestro marco constitucional:

“Art. 16. 1. Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley.”

Los representantes de la Comisión Islámica de España afirmamos categóricamente que, en el seno de la comunidad musulmana de nuestro país, el hiyab no se impone ni se prohíbe, sino que es una prenda de vestir de libre elección, totalmente respetable, de modo que las musulmanas, deben ser respetadas en su libertad de elección, si tomasen los hábitos, y aun en edad temprana, con la prudencia y observancia necesarias para verificar una pronta vocación, siempre bajo el principio básico de “ni imponer, ni prohibir”.

También debemos recordar de la Ley 26/92-noviembre-10:

“Art. 6. A los efectos legales, son funciones islámicas de culto, formación y asistencia religiosa, las que lo sean de acuerdo con la Ley y la tradición islámica, emanadas del Corán o de la Sunna y protegidas por la Ley Orgánica de Libertad Religiosa.”

Esta última mencionada asimismo establece:

“Art. 3.1. El ejercicio de los derechos dimanantes de la libertad religiosa y de culto tiene como único limite la protección del derecho de los demás al ejercicio de sus libertades públicas y derechos fundamentales, así como la salvaguardia de la seguridad, de la salud y de la moralidad pública, elementos constitutivos del orden público protegido por la ley en el ámbito de una sociedad democrática.”

A la par del derecho de la alumna al ejercicio de su libertad religiosa, que en este caso implica una manifestación externa de su vocación en su atuendo, debemos hacer hincapié en la prioridad del ejercicio de su derecho a la educación, teniendo en cuenta su también derecho a la propia imagen, sobre cualquier normativa de rango inferior, la cual debería ser elaborada dentro de nuestro marco constitucional y legal.

En nuestro entorno ciudadano en España hay mujeres religiosas, que deciden cubrir su cabeza con algún tipo de prenda, siguiendo su orden religiosa o libremente; y todo ello dentro del marco constitucional sobre la libertad religiosa. Los tópicos y estereotipos infundados provocan la incomprensión de la vocación religiosa femenina, llegando algunos a arremeter contra las religiosas practicantes que han tomado los hábitos, acentuando más su oposición contra las más visibles en el seno de la sociedad civil: las musulmanas, quienes, como las católicas, cubren sus cabellos, en este caso con un pañuelo o hiyab, no siendo ciertos los estereotipos vertidos sobre la comunidad musulmana española e internacional sobre supuestas imposiciones despóticas y machistas, sino simplemente el signo visible de una vocación, en este caso temprana pero respetable como las demás.

El efecto sobre nuestros jóvenes musulmanes, conciudadanos españoles, si se permite que existan centros “educativos” con regímenes internos caprichosos, creando distinciones entre centros tolerantes e intolerantes, es desalentador y desarma todo el trabajo realizado para la convivencia escolar y ciudadana, habiéndose creado brechas sociales y guetos, si prolifera la impunidad de dichos regímenes en nuestra sociedad, en centros de enseñanza que deberían educar en valores de convivencia, respeto y ciudadanía.

Debemos trabajar en pos de una convivencia pacífica y productiva; crear barreras y brechas es irresponsable, y puede generar posturas de intolerancia y totalitarias.

Respetemos las convicciones religiosas personales y la libertad individual, ya que dejando que se politice el tema, aumentará la intolerancia, y las únicas perjudicadas serán unas muchachas inocentes, resintiéndose toda nuestra sociedad.

Madrid: 21 de abril de 2010.
Comisión Islámica de España

jueves, 22 de abril de 2010

Estalla el debate sobre legislar el uso del pañuelo islámico en clase

Fuente: El Pais (22/4/2010)

- Los dirigentes políticos, incómodos ante el dilema de regular el 'hiyab'
- La familia de Najwa irá a la justicia y colectivos islámicos saldrán a la calle

Najwa Malha no fue ayer a clase. Por tercer día consecutivo no acudió con su hiyab (pañuelo islámico) al instituto Camilo José Cela de Pozuelo de Alarcón (Madrid), donde sus amigas volvieron a protestar cubriéndose a ratos la cabeza.

Pero la polémica generada porque su centro no le permite ir a clase con velo creció mucho más allá de los muros de su instituto, que amanecieron cubiertos de pegatinas xenófobas.

Asociaciones y colectivos musulmanes planean llevar el caso a los tribunales y movilizarse por todo el país, con protestas como una caravana de mujeres.

El día en que en Francia se anunció la presentación de un proyecto de ley para legislación sobre el burka, en España se abrió tímidamente el debate sobre la posibilidad de legislar sobre el pañuelo islámico (hiyab).

Con la excepción de alguna concejal musulmana del PP, como Fátima Kaddur, de Ginés (Sevilla), en el principal partido de oposición tienen claro lo que se debe hacer. Hay que "respetar y respaldar" la libertad de los centros educativos para regular sus normas de convivencia, reiteró ayer la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y todos la secundaron.

Si el Consejo Escolar instituto de Pozuelo acordó, el martes, no cambiar su reglamento interno y mantener la prohibición de acceso a clase de Najwa Malha, porque utiliza el hiyab, su decisión debe ser acatada por las autoridades educativas.

Frente a esta determinación el Gobierno y el PSOE titubean. De todos los socialistas que han intervenido en el debate la más ambigua fue, probablemente, la ministra de Igualdad, Bibiana Aído. Recalcó que no le gusta "ningún velo" pero abogó por la "tolerancia".

Quizá el más contundente en las filas del PSOE fue otro andaluz, el vicepresidente tercero del Gobierno, Manuel Chaves. Se pronunció porque "los gobiernos establezcan normas claras", es decir, que legislen sobre ese controvertido tema.

Entre Aído y Chaves se situaron otros miembros del Ejecutivo como, por ejemplo, el titular de Justicia, Francisco Caamaño. En los pasillos del Congreso vaticinó que "en su momento se pondrán los mecanismos adecuados" para resolver asuntos como el de Najwa. Será "a través de la unificación que se produce en los tribunales o a través de otros expedientes normativos posibles". Lo primero llevaría años, lo segundo podría ser más rápido.

El PSOE tiene también sus disidentes como el PP con la concejal Kaddur. El alcalde socialista de Villalba, José Pablo González, manifestó, por ejemplo, su apoyo al veto del velo islámico decidido por el instituto de Pozuelo y al traslado de la menor a otro instituto de su ciudad dónde si podrá llevar el hiyab.

El portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, David Lucas, argumentó incluso que no se debe permitir ningún símbolo religioso "para poder seguir garantizando la aconfesionalidad del Estado español y la convivencia dentro de los centros".

En Izquierda Unida, en cambio, no hay opiniones discrepantes. Su portavoz de Educación en la Asamblea de Madrid, Eulalia Vaquero, exigió que se paralice el traslado de la alumna musulmana de un centro a otro. Se están "perjudicando los derechos fundamentales de Najwa", recalcó.

Fuera del ámbito político, al menos una voz de elevó para pedir también una ley de carácter estatal que regule el uso del pañuelo. Fue de la Francisco López Ruipérez, presidente del Consejo Escolar de la Comunidad de Madrid, quién opinó, no obstante, que el instituto de Pozuelo había gestionado "razonablemente bien" en caso Najwa.

Tres amigas de Najwa llegaron a clase, una vez más, con el pañuelo puesto como signo de apoyo a su compañera. "Seguirá luchando, no se va a quitar el velo", declararon en la puerta.

Detrás de ellas, pegadas en la verja, han sido colocadas de noche decenas de pegatinas del partido de ultraderecha Democracia Nacional, con el lema Stop a la islamización. Mezquitas no. Duraron pocos minutos. Las quitaron entre tres alumnos y un operario.

Las amigas aseguraron que Najwa se siente mal, "muy nerviosa". El instituto le comunicó oficialmente ayer a la familia que no podrá acudir al centro con velo, según un portavoz de la Consejería de Educación. Éste precisó que el padre de la alumna, Mohamed Malha, aún no ha aclarado si quiere o no el cambio de centro a otro instituto de Pozuelo, el San Juan de la Cruz, en el que sí podría cubrirse la cabeza.

"El padre de Najwa no aceptará la decisión del centro", explicó Said Bourhim, amigo de la familia, que sustituyó como portavoz a un padre volcado en el cuidado de su hija. La joven está de baja médica por ansiedad, añade.

"A Mohamed le habría gustado que la situación no llegase a este límite", según Bourhim. La familia busca un abogado para llevar el asunto a los tribunales y espera además, el respaldo y la actuación de la comunidad islámica de España, que ayer empezó a movilizarse contra la decisión del Consejo Escolar del instituto.

Aún no han cerrado fechas ni movilizaciones concretas, pero todos los representantes musulmanes consultados repiten la misma idea: el reglamento de un centro no puede estar por encima de la Constitución.

Se aferran, principalmente, a un informe de la dirección de Asuntos Religiosos del Ministerio de Justicia que señala que "el derecho a profesar una creencia incluye el derecho a expresar, exteriorizar o vestirse de acuerdo con la misma". También anuncian medidas legales.

La Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas (FEERI) prepara una denuncia. "Estamos estudiando la mejor vía, pero estamos dispuestos a ir hasta el Tribunal Constitucional porque con Najwa han vulnerado la Carta Magna, su libertad religiosa y su derecho a la educación", explica Mohamed Ali, presidente de la organización.

Acordarán con el padre de Najwa si se presentan como acusación particular o van de la mano con la familia. "No queremos que la decisión de este instituto siente precedente", según Ali.

Las primeras muestras de apoyo llegan desde Internet. Najwa Malha cuenta con un foro propio en la red social Facebook y desde un blog se anima a enviar cartas de protesta a la página oficial de la Comunidad de Madrid contra la decisión del instituto de Pozuelo.

"¿Qué daño puede hacer que una chica lleve cubierta la cabeza? El problema de las mujeres musulmanas no el hiyab, eso es sólo una seña de identidad", señala Yonaida Selam, miembro de la Asociación Intercultural de Melilla, promotora del foro de Facebook.

Otra mujer, Amparo Sánchez Rosell, ha empezado a poner en pie, desde el Centro Cultural Islámico de Valencia, una caravana de mujeres musulmanas desde distintos puntos de España. Aún no tienen fecha, pero sí destino: Pozuelo "donde ha acontecido esta injusticia", reza un mensaje en un foro.

Lahcem Sau, presidente del Consejo Islámico de Cataluña e imam, se une al grupo de apoyo. "Tengo cuatro hijas ya mayores, todas estudiaron con velo en Barcelona y nunca hubo ningún problema".

Mounir Benjelloun, vicepresidente de la Federación Islámica de Murcia (FIRM), afín al gran movimiento islámico marroquí, prohibido y a veces tolerado, Justicia y Caridad, ha ofrecido a la familia "respaldo económico y psicológico" y pide a los partidos políticos "que no saquen provecho de este asunto, como ha ocurrido en otros países europeos".

Un foro de respaldo reúne firmas

Apoya a Najwa Malha. La polémica por el velo de la joven de Pozuelo de Alarcón (Madrid) hierve en la red social Facebook, donde se ha creado un foro monográfico -anoche rozaba los 700 miembros- que recoge firmas para enviar una carta a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. Estos internautas quieren conseguir así que Najwa vuelva a su instituto sin necesidad de renunciar a llevar el hiyab (velo islámico). En la carta, transmiten a la presidenta Aguirre su "inquietud y malestar" por lo que consideran una vulneración de los derechos de libertad religiosa y educación de la menor.

Aluden a la Constitución, a la Carta Universal de los Derechos del Hombre, a la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea y a la Convención sobre los Derechos del Niño. Se preguntan cómo el reglamento de un centro escolar "puede estar en contra" de todas estas normas de rango superior. La propuesta de la Consejería de Educación de ofrecerles otro centro en el municipio, sin reglamento contrario a cubrirse la cabeza, les parece "un parche" que no soluciona "el problema de fondo: la falta de respeto a la diversidad".

Por último, recuerdan opiniones contrarias a la de Aguirre como las de los ministros de Educación, Ángel Gabilondo, y Justicia, Francisco Caamaño, que defienden que en este caso prevalezca el derecho a la educación.

GEMMA MARTÍN MUÑOZ (Directora general de Casa Árabe): "Esto alimenta a la derecha islamófoba"


La arabista Gemma Martín Muñoz lo tiene claro. "Tanto porque la ley de libertad religiosa lo permite, como porque garantizar la educación es un derecho que ha de prevalecer, la niña debe volver a las aulas sin que nada la haga objeto de discriminación". Recalca que "no se debe interpretar en su nombre que llevar el pañuelo signifique su sumisión o relegación como mujer" porque "hoy día ya no es el velo el que marca el estatuto de libertad o sumisión de la mujer musulmana".
Y advierte: "Si esto no se quiere entender acabaremos provocando un conflicto social innecesario que, además, alimenta a una extrema derecha islamófoba que está desarrollando en toda Europa un muy preocupante proceso de estigmatización contra los musulmanes".

SHAIMA SAIDANI Tres años con velo en clase: "No me quito el 'hiyab' porque no quiero"

Shaima Saidani, de 10 años, llega corriendo, abre el portal de su casa y sube las escaleras. Sentada en el comedor junto a su madre, Noama el Harmii, viaja atrás en el tiempo. Hace tres años el colegio público de Girona Annexa-Joan Puigbert le impidió la entrada si no se quitaba el hiyab. La niña, que estaba en tercero de primaria, se mantuvo firme. La Generalitat intervino y obligó al centro a admitirla tres semanas después. Shaima lleva ya tres cursos en la escuela y sigue llevando el pañuelo. Oficialmente, según el reglamento interno, no puede llevar hiyab, pero acepta la imposición del Departamento de Educación.

Shaima vivió lo mismo que está viviendo ahora Najwa Malha, de 16 años, que hace dos días que no acude a su instituto en Pozuelo de Alarcón porque las normas prohíben llevar la cabeza cubierta. La madre de Shaima ni se había enterado. "Siempre vemos la televisión árabe", se justifica. Shaima no sabe qué opinar, pero en la escuela ha tenido un pequeño incidente. "Le he ido a preguntar una cosa a un profesora sobre una poesía y me ha dicho que por qué no me quito el pañuelo. Le he dicho que porque no quiero", cuenta, en catalán. Su madre capta algunas palabras pero le pide a la niña que se lo explique en su lengua. "Cuando te digan eso, les dices que si en Madrid hacen una ley que dice que no puedes ir así, que te vuelves a Marruecos. Nosotros no estamos aquí por hambre. Y cuando te pase algo así, me llamas", añade. Shaima asiente.

La niña se cubrió la cabeza por primera vez con tres años en Marruecos. "Se tapaba cuando salía con su abuela a pasear o iba a la mezquita", explica su madre. Nadie la obligaba, lo hacía porque quería, insisten ambas. Con ocho años, decidió ponerse el hiyab para siempre. Tiene cientos, de todos los colores. Si ahora Shaima decidiese quitárselo, a su madre le parecería bien. En cuanto tuviese la menstruación, se lo impondría.

El día que Shaima decidió asistir a clase con el velo estaba frente a la televisión. "Había visto en el canal árabe a niñas con el pañuelo. Primero le pregunté a mi madre si me lo podía poner y me dijo que no. Después al final probé y fui al colegio con el pañuelo", recuerda. El primer día no le dijeron nada, después cuenta que le amargaron la existencia. Y por eso pidió cambiar de escuela. Le tocó el centro Annexa-Joan Puigbert, donde le impidieron ir con el hiyab. Tres semanas después, la Generalitat obligó a la escuela a admitirla.

Hoy es feliz. Shaima sigue en el Annexa-Joan Puigbert y no tiene problemas con nadie. Es la única de los 410 alumnos que lleva hiyab (la escuela tiene entre el 10% y el 15% de inmigrantes). El director, Llorenç Carreras, declinó hacer declaraciones. En el centro continúa el mismo reglamento. Y Shaima con la misma determinación: "Si no quieren el hiyab, me voy a Marruecos".

Educación: El miedo al velo es historia

Fuente: La Opinión (22/4/2010)

El IES Sabina Mora de Roldán apuesta por la escolarización de alumnos sin discriminación sobre el uso del 'hiyab' en las aulas

Mientras que a escala nacional sale a la luz la polémica generada en el instituto Camilo José Cela, de Pozuelo, que impide a Najwa asistir a clase hasta que acceda a quitarse el 'hiyab' (pañuelo islámico), en la Región, con gran presencia de musulmanes en los centros escolares, el uso del velo no impide la asistencia a clase, como en el IES Sabina Mora de Roldán.
"Se da plena libertad para que los alumnos asistan a clase como quieran siempre y cuando la indumentaria no impida el desarrollo de alguna actividad", explica Carmen Pagán, directora del centro, y añade que a este tema se le da más realce del que en realidad tiene. "No hay que crear polémica donde no la hay".
En esta línea Óscar Montoya y María José García, alumnos del instituto, dicen que "si tuviéramos que resolver algún problema debería ser el de la integración, no el del velo, en este centro somos muy tolerantes".
Casi 150 de los 532 alumnos que cursan sus estudios en este instituto del municipio de Torre Pacheco son musulmanes. El centro defiende la heterogeneidad, garantiza la igualdad de oportunidades y contribuye a la cohesión social.
En este centro las chicas musulmanas saben que utilizando velo podrán asistir a clase sin ningún problema, ya que la presencia del pañuelo en las aulas se asume con total normalidad. "He pasado por muchos centros escolares y de este destaco el respeto", comenta Fatima Hamallecoui. Que una niña lleve velo en clase no ofende en absoluto los derechos fundamentales del resto. "Llevo velo y no me obligan, me siento rara sin él", dice Fatima Saada. Asimismo, Khadisa el Khayahir explica que "llevo velo y mi hermana no, yo decido siempre, en casa no nos obligan"
El objetivo principal es atender con herramientas de integración para una mejor convivencia, que puedan estudiar y tengan libertad de elección, dando resultados muy positivos. Este año finaliza el bachiller la primera alumna marroquí en este centro.

Medidas educativas de integración
El IES Sabina Mora utiliza unas normas de enseñanza específicas para los inmigrantes que se matriculan en el centro por primera vez, en las que la base fundamental es que el alumno aprenda el idioma.
El esquema que se sigue comienza durante los tres primeros meses de escolarización, en los cuales el profesorado se dedica exclusivamente a enseñarle el español.
Posteriormente, a lo largo de un año, los alumnos se organizan en grupos ordinarios en el aula de acogida donde se imparten las diversas asignaturas de su nivel de español promovidas por el centro con atención personalizada para que les permita seguir cualquier materia.
Finalmente, el alumno con una base bastante buena pasa al curso que le corresponde.

LOS VELOS, LAS AULAS, Y EL ESTABLISHMENT DE EURABIA

Antonio García Petite, presidente de AEPRODMUS, 22/04/10

No pretendemos sumarnos desde la Asociación Española de Promoción y defensa de los Derechos de los Musulmanes –AEPRODMUS- , a la polémica servida en los últimos días a raíz que una española alumna de un centro escolar y público de una localidad de la Comunidad de Madrid decide en un momento adoptar una indumentaria que habría vulnerado algo tan inmutable como los principios fundamentales del presente, pasado y futuro de España, o dicho de forma más metafísica con el ser y el devenir de una nación. Casi nada, que diría el castizo.

Obsérvese, y es posible que ya se haya apreciado como no se citan nombres ni propios, ni comunes, porque los episodios vividos han ocurrido en la Comunidad de Madrid, pero podrían perfectamente haber acaecido en otro lugar; lo lamentable es que hayan sucedido. Diseccionando la realidad social, tenemos el siguiente escenario; una joven que en un momento decide adoptar una cierta indumentaria que entiende que es más acorde con su posición existencialista. Un centro público de enseñanza al que acude co la regularidad exigida y que ante esta actitud de la joven decide relegarla, es decir marginarla.

Un coro de ciudadanos que aprovechan la coyuntura para airear sus miserias ideológicas y de animadversión hacia lo que entienden que pone en cuestión la planicie de la rutina y el costumbrismo y profieren las mas opacas e intranscendentes reflexiones, y por ultimo dos elementos más de la escena algunos agentes, o interlocutores sociales y los del dicasterio, es decir término con el que nos referimos a los que tienen que ver con la administración. Por agentes o interlocutores, tendríamos a aquellos entes sociales o asociaciones que aprovechando la remontada de la ola, se ha subido al carro del oportunismo, y da igual lo que sea, o la naturaleza de los intereses en juego, lo relevante es aprovechar la oportunidad e decir algo, aunque recientemente se haya dicho en medios de comunicación lo contrario, no importa, los ciudadanos tenemos poca o escasa memoria para lo intrascendente.

Y por último el dicasterio; aquí si que ya hemos asistido al culmen de la ceremonia de la confusión y el desconcierto social. Ante esta situación no resulta extraño que ocurra lo que ocurre. La dirección del centro escolar e cuestioón fundamenta su decisión, estereotipada sin duda, en que los alumnos no deben entrar en clase con la cabeza cubierta refiriéndose a la gorras de estilo base ball, con las que algunos jóvenes cubren su cabeza, lo que compartimos, como no puede ser de otra forma, porque la mas elemental norma de educación y respeto hacia los demás, y indica que en un centro cerrado no se debe permanecer con la cabeza cubierta. Pero mire Vd. el hiyab no es una gorra de base ball, ni un capricho indumentario, responde ni mas ni menos que a un posicionamiento de la esencia del ser humano; es decir lo inmanente a la persona, su espiritualidad. Desconocer esto es negar la dignidad humana, reconducirlo a un nihilismo material, por el que el hombre en su evolución de mas de un millón de años sin duda ha luchado por consolidar.

Las civilizaciones que han pasado a los anales de la historia lo son por sus logros con respecto a la precedente. Volviendo al objeto de nuestra reflexión con nuestra alumna adolescente, lo grave, es el trato que se esta infligiendo a una menor, O es que no hemos pensado en las consecuencias negativas y sin duda terribles en la personalidad futura de una adolescente que esta formando su personalidad en estos años tan difíciles que son la adolescencia. Estamos asistiendo a un espectáculo lamentable y por supuesto condenable. Estamos tratando este asunto con una frivolidad y un desapego por los valores de la persona inauditos y de consecuencias nefastas. Por que decimos esto, aun riesgo de que alguien no tilde de catastrofistas. Pues la respuesta es sencilla, no henos superado ni la inquisición, ni la expulsión de nuestros ciudadanos españoles, no extranjeros dominadores, llamados históricamente moriscos, ni el oscurantismo medieval, ni los tiempos de la dictadura.

Cuando pensábamos que la Constitución habría cerrado muchas españas, resucitan los viejos y alcanforados fantasmas del pasado; un pasado que no terminamos de cerrar bajo las siete llaves de la historia. Por último en esta sin duda breve e incompleta reflexión nos queda por aludir a lo que hemos introducido en el lema de esta reflexión como el establishment de eurabia. Tampoco vamos a nominalizar, pero son el entorno ideológico de la escritora Oriana Fallaci, y su escuela de pensamiento islamófobo, cuyo axioma es que el Islam y Europa son incompatibles.

La Islamofobia tiene dos variantes ; una que denominaríamos criptoislamoreticencia, que sería aquella caracterizada como una animadversión hacia el Islam, por el hecho de no compartir los mismos valores y conceptos , y que afloraría cuando cerca de nosotros se instalan musulmanes o mezquitas ; surge aquí la desconfianza y el recelo.

Y la segunda variante caracterizada por su dureza, sería la islamofobia en su sentido prístino y que llevaría, al islamofobo profeso, al odio, identificando Islam con una etnia de bárbaros subdesarrollados, invasores y subvertidores de lo social y políticamente correcto. A este subgrupo ideológico, fuertemente asentado, por otra parte en centros de análisis socio político y de decisión en Europa, se debe la presión política en contra de la convivencia pacifica entre culturas y civilizaciones. Su estrategia es medida y responde a un conservadurismo trasnochado y caduco.

Al tiempo de escribir estas reflexiones, nos consta que hay un clamor popular que en algunos casos llama a la movilización. La estrategia no creo que vaya ni por la movilización ni por los tribunales; al final esto seria entrar en su estrategia y lo peor del caso con resultados inciertos a la vista de lo que esta pasando. La situación no creo que este para mas crispaciones. Lo que resulta preciso y urgente es llevar a los programas de los partidos políticos propuestas para un futuro constructivo en el que quepan todos No una parte en perjuicio de la otra. Tendríamos dos nuevas velocidades, la social y políticamente correcta, fuera de toda sospecha, y la representada por aquellos otros ciudadanos en los que se habría instalado la duda y el recelo. Es cuestion de reflexionar, y si se encuentra algo mejor, como el reclamo comercial, tómelo.

Fdo. Antonio García Petite

Abogado.

Pte. AEPRODMUS

INFORME DE LA SUBDIRECCION GENERAL DE COORDINACIÓN Y PROMOCIÓN DE LA LIBERTAD RELIGIOSA DEL MINISTERIO DE JUSTICIA

Tal como establece el artículo 9.2 de la Constitución, los poderes públicos tienen el deber no sólo de garantizar sino de potenciar el ejercicio de los derechos fundamentales, uno de los cuales es la libertad religiosa.
“Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social.” (art. 9.2)
Sin duda una de esas libertades es la libertad religiosa, reconocida en el propio artículo 16.1
“Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley” .
El derecho fundamental de la libertad religiosa, garantizado en ese artículo 16.1, ha sido desarrollado por la ley orgánica 7/ 1980, de 5 de julio, primera ley orgánica de la democracia que desarrollo un derecho fundamental. Una manifestación del derecho a profesar la libertad religiosa es el derecho de las personas a vestirse según sus creencias así como a expresar las mismas. Por tanto, el Estado, en virtud del artículo 9.2 de la Carta Magna debe proteger esa opción personal.
Ahora bien, como ningún derecho fundamental (tampoco la libertad religiosa) es ilimitado. La propia ley orgánica de la libertad religiosa nos marca los límites a ese derecho fundamental: los derechos fundamentales de los demás y el orden público.
“El ejercicio de los derechos dimanantes de la libertad religiosa y de culto tiene como único límite la protección del derecho de los demás al ejercicio de sus libertades públicas y derechos fundamentales, así como la salvaguardia de la seguridad, de la salud y de la moralidad pública, elementos constitutivos del orden público protegido por la Ley en el ámbito de una sociedad democrática” n (art. 3.1).
Obviamente, que una alumna lleve un velo en una escuela pública no ofende los derechos fundamentales de los demás, ni tampoco el orden público. El orden público es un concepto vago que la ley dibuja como un triángulo con tres lados: la seguridad, la sanidad y la moralidad pública. Aunque sea un concepto abstracto, la más clara concreción del orden público es la ley vigente. Las expresiones de la libertad religiosa deben realizarse, pues, dentro del marco de la ley.
No hay ninguna ley que prohíba a las alumnas portar el hiyab en la clase. El criterio que las autoridades educativas han mantenido hasta ahora en los poquísimos casos que esta costumbre ha planteado problemas es que el derecho a ser escolarizado en condiciones dignas prima sobre cualquier otro tipo de consideraciones como el derecho del centro público a imponer una normativa respecto a la vestimenta.

Juan Ferreiro Galguera
Subdirector General de Coordinación y Promoción de la Libertad Religiosa
Ministerio de Justicia.

Estalla el debate sobre legislar el uso del pañuelo islámico en clase

El vicepresidente de la Federación Islámica de la Región de Murcia, FIRM, Mounir Benjelloun, ofrece respaldo económico y psicológico a la familia de Najwa Malha

Fuente: elpais.com

I. CEMBRERO / P. ÁLVAREZ - Madrid - 22/04/2010
Najwa Malha no fue ayer a clase. Por tercer día consecutivo no acudió con su hiyab (pañuelo islámico) al instituto Camilo José Cela de Pozuelo de Alarcón (Madrid), donde sus amigas volvieron a protestar cubriéndose a ratos la cabeza.

Pero la polémica generada porque su centro no le permite ir a clase con velo creció mucho más allá de los muros de su instituto, que amanecieron cubiertos de pegatinas xenófobas. Asociaciones y colectivos musulmanes planean llevar el caso a los tribunales y movilizarse por todo el país, con protestas como una caravana de mujeres.

El día en que en Francia se anunció la presentación de un proyecto de ley para legislación sobre el burka, en España se abrió tímidamente el debate sobre la posibilidad de legislar sobre el pañuelo islámico (hiyab).

Con la excepción de alguna concejal musulmana del PP, como Fátima Kaddur, de Ginés (Sevilla), en el principal partido de oposición tienen claro lo que se debe hacer. Hay que "respetar y respaldar" la libertad de los centros educativos para regular sus normas de convivencia, reiteró ayer la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y todos la secundaron.

Si el Consejo Escolar instituto de Pozuelo acordó, el martes, no cambiar su reglamento interno y mantener la prohibición de acceso a clase de Najwa Malha, porque utiliza el hiyab, su decisión debe ser acatada por las autoridades educativas.

Frente a esta determinación el Gobierno y el PSOE titubean. De todos los socialistas que han intervenido en el debate la más ambigua fue, probablemente, la ministra de Igualdad, Bibiana Aído. Recalcó que no le gusta "ningún velo" pero abogó por la "tolerancia".

Quizá el más contundente en las filas del PSOE fue otro andaluz, el vicepresidente tercero del Gobierno, Manuel Chaves. Se pronunció porque "los gobiernos establezcan normas claras", es decir, que legislen sobre ese controvertido tema.

Entre Aído y Chaves se situaron otros miembros del Ejecutivo como, por ejemplo, el titular de Justicia, Francisco Caamaño. En los pasillos del Congreso vaticinó que "en su momento se pondrán los mecanismos adecuados" para resolver asuntos como el de Najwa. Será "a través de la unificación que se produce en los tribunales o a través de otros expedientes normativos posibles". Lo primero llevaría años, lo segundo podría ser más rápido.

El PSOE tiene también sus disidentes como el PP con la concejal Kaddur. El alcalde socialista de Villalba, José Pablo González, manifestó, por ejemplo, su apoyo al veto del velo islámico decidido por el instituto de Pozuelo y al traslado de la menor a otro instituto de su ciudad dónde si podrá llevar el hiyab.

El portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, David Lucas, argumentó incluso que no se debe permitir ningún símbolo religioso "para poder seguir garantizando la aconfesionalidad del Estado español y la convivencia dentro de los centros".

En Izquierda Unida, en cambio, no hay opiniones discrepantes. Su portavoz de Educación en la Asamblea de Madrid, Eulalia Vaquero, exigió que se paralice el traslado de la alumna musulmana de un centro a otro. Se están "perjudicando los derechos fundamentales de Najwa", recalcó.

Fuera del ámbito político, al menos una voz de elevó para pedir también una ley de carácter estatal que regule el uso del pañuelo. Fue de la Francisco López Ruipérez, presidente del Consejo Escolar de la Comunidad de Madrid, quién opinó, no obstante, que el instituto de Pozuelo había gestionado "razonablemente bien" en caso Najwa.

Tres amigas de Najwa llegaron a clase, una vez más, con el pañuelo puesto como signo de apoyo a su compañera. "Seguirá luchando, no se va a quitar el velo", declararon en la puerta. Detrás de ellas, pegadas en la verja, han sido colocadas de noche decenas de pegatinas del partido de ultraderecha Democracia Nacional, con el lema Stop a la islamización. Mezquitas no. Duraron pocos minutos. Las quitaron entre tres alumnos y un operario.

Las amigas aseguraron que Najwa se siente mal, "muy nerviosa". El instituto le comunicó oficialmente ayer a la familia que no podrá acudir al centro con velo, según un portavoz de la Consejería de Educación. Éste precisó que el padre de la alumna, Mohamed Malha, aún no ha aclarado si quiere o no el cambio de centro a otro instituto de Pozuelo, el San Juan de la Cruz, en el que sí podría cubrirse la cabeza.

"El padre de Najwa no aceptará la decisión del centro", explicó Said Bourhim, amigo de la familia, que sustituyó como portavoz a un padre volcado en el cuidado de su hija. La joven está de baja médica por ansiedad, añade.

"A Mohamed le habría gustado que la situación no llegase a este límite", según Bourhim. La familia busca un abogado para llevar el asunto a los tribunales y espera además, el respaldo y la actuación de la comunidad islámica de España, que ayer empezó a movilizarse contra la decisión del Consejo Escolar del instituto.

Aún no han cerrado fechas ni movilizaciones concretas, pero todos los representantes musulmanes consultados repiten la misma idea: el reglamento de un centro no puede estar por encima de la Constitución.

Se aferran, principalmente, a un informe de la dirección de Asuntos Religiosos del Ministerio de Justicia que señala que "el derecho a profesar una creencia incluye el derecho a expresar, exteriorizar o vestirse de acuerdo con la misma". También anuncian medidas legales.

La Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas (FEERI) prepara una denuncia. "Estamos estudiando la mejor vía, pero estamos dispuestos a ir hasta el Tribunal Constitucional porque con Najwa han vulnerado la Carta Magna, su libertad religiosa y su derecho a la educación", explica Mohamed Ali, presidente de la organización. Acordarán con el padre de Najwa si se presentan como acusación particular o van de la mano con la familia. "No queremos que la decisión de este instituto siente precedente", según Ali.

Las primeras muestras de apoyo llegan desde Internet. Najwa Malha cuenta con un foro propio en la red social Facebook y desde un blog se anima a enviar cartas de protesta a la página oficial de la Comunidad de Madrid contra la decisión del instituto de Pozuelo.

"¿Qué daño puede hacer que una chica lleve cubierta la cabeza? El problema de las mujeres musulmanas no el hiyab, eso es sólo una seña de identidad", señala Yonaida Selam, miembro de la Asociación Intercultural de Melilla, promotora del foro de Facebook.

Otra mujer, Amparo Sánchez Rosell, ha empezado a poner en pie, desde el Centro Cultural Islámico de Valencia, una caravana de mujeres musulmanas desde distintos puntos de España. Aún no tienen fecha, pero sí destino: Pozuelo "donde ha acontecido esta injusticia", reza un mensaje en un foro.

Lahcem Sau, presidente del Consejo Islámico de Cataluña e imam, se une al grupo de apoyo. "Tengo cuatro hijas ya mayores, todas estudiaron con velo en Barcelona y nunca hubo ningún problema".

Munir Benjelum, vicepresidente de la Federación Islámica de Murcia, afín al gran movimiento islámico marroquí, prohibido y a veces tolerado, Justicia y Caridad, ha ofrecido a la familia "respaldo económico y psicológico" y pide a los partidos políticos "que no saquen provecho de este asunto, como ha ocurrido en otros países europeos".